Cuando Existe un Record Criminal

Muchísimas personas que se encuentran en este país hoy día se encuentran en la difícil situación de estar no solamente ilegales, sino además de estar ilegales han cometido algún tipo de delito, que en la generalidad de los casos, les impide ajustar su estatus y legalizarse. Esto no siempre es así, y de hecho, aunque exista la comisión de un acto delictivo en el pasado de alguna persona, las leyes migratorias permiten que—dependiendo del caso en particular— la persona pueda legalizarse.

Es importante que una persona sepa que cualquier actividad criminal que se cometa le va a perjudicar, sea esta persona legal o no. Es decir, una persona por el hecho de haber logrado obtener su residencia a la hora de cometer un delito pone en riesgo su estatus en este país pues podría exponerse a muchas cosas tales como encarcelamiento, pérdida de su estatus legal y hasta podría llegar a ser deportado. De igual manera, aquella persona que aun no ha obtenido ningún estatus legal, pero que podría llegar a legalizarse, pone en riesgo el nunca llegar a hacerlo por la perpetración de un hecho delictivo.

Muchos inmigrantes cruzan la frontera arriesgando su vida y al final cuando logran llegar a este país, lo hacen teniendo la mismísima mentalidad que tenían en su país de origen. Esto se debe a ignorancia de la ley, la falta de educación, falta de conocimiento de la cultura americana, y en fin, las propias circunstancias de cada persona en cada caso concreto. Sea cual fuere la causa de no saber cómo comportarse en este país trae muchas consecuencias al inmigrante puesto que éste cree que la aplicación de las leyes aquí es similar a la aplicación de las leyes en el país de origen.

Todos sabemos que en los países latinoamericanos la falta de recursos para eficazmente aplicar las leyes trae consigo como resultado que en muchas ocasiones cuando se cometen hechos delictivos los sujetos del delito no sean condenados y en muchos casos hasta se llegue al extremo que las autoridades nunca se lleguen a enterar de quién fue la persona que cometió un crimen. Esto no es así en Estados Unidos. Con esto no quiero decir que existan excepciones, aunque en menor medida.

Estados Unidos es un país con muchísimos recursos los cuales primordialmente son obtenidos mediante el pago de impuestos por parte de personas individuales y no individuales, como compañías. En el caso que nos atañe, esto se traduce en mayor aplicación de las leyes lo que a la vez implica un porcentaje mayor en convicciones para personas involucradas en hechos delictivos.

Lo ideal sería nunca estar envuelto en un hecho delictivo. Pero si se llegara a ese momento, es muy importante que una persona quien no ha alcanzado la ciudadanía aun, tenga muy claro que además de necesitar un buen abogado criminal, necesita también un buen abogado de migración. Esto se debe a la complejidad que existe dentro de las leyes migratorias. Si una persona al momento de haber cometido un hecho delictivo pudiera conseguir que su defensa fuera representada tanto por un abogado criminalista como un abogado especializado en derecho migratorio, esta persona está en una mejor posición frente a aquella persona que solo utiliza un abogado criminal. Esto se debe a que un abogado criminalista, en la mayoría de los casos, va a tratar por todos los medios que la persona sirva el menor tiempo posible dentro de una cárcel. Todo suena bien, hasta el momento en que la persona que cometió el delito es notificada que está en proceso de deportación. La pregunta del millón es: ¿por qué? Pueden ser varios los motivos, pero en la generalidad de los casos, es porque no se consiguió que el hecho criminal se redujera de un delito a una falta aunque esto implique servir algún tiempo en prisión.

Si en el anterior caso, se hubiera podido conseguir la reducción del cargo de delito a falta, lo más probable seria que la persona no fuera deportable. Es por ello la necesidad de tener una buena defensa que involucre a un buen abogado de migración para lograr lo que en el futuro va a ser lo mas favorable para la persona en cuestión si lo que se quiere lograr es mantener el estatus legal de la persona o evitar un proceso de deportación que podría implicar de hecho una deportación.

Pero no todo esta perdido aun cuando la persona ya esta en proceso de deportación. Las leyes de Migración aunque duras, mantienen abierta la posibilidad para que individuos que se encuentran en proceso de deportación y por ende en riesgo de ser deportados puedan calificar para un perdón. Los tipos de perdón varían dependiendo de las circunstancias en cada caso en concreto. Lo importante es saber que no todo esta perdido y que si de alguna manera la persona puede hacer uso de estos perdones, la persona lo haga si la meta de esta persona es permanecer dentro del territorio americano.